Post Pandemia: Covid-19 un nuevo reto para los empresarios

Post Pandemia: Covid-19 un nuevo reto para el empresario 2/3

OSuarezQ       29.05.2020

Imaginemos, estar sentado frente a nuestro celular o computadora y preguntarnos ¿esto me va ayudar a crecer mi negocio? Te mueves en tu silla y te vuelves a preguntar ¿Cómo? Todo el mundo (la cámara de comercio, los economistas, las noticias) solo habla de ventas en línea y Yo, ¡solo lo uso para hablar por teléfono! Hay ejemplos exitosos de venta en línea como Amazon, Mercado Libre, Aliexpress. Le voy a entrar ¿Y si no le entro que pasará con mi negocio?

Este es un reflejo de lo que los empresarios de todos los tamaños estamos pensando. ¿Cómo vamos a hacer algo parecido a Amazon? Son enormes compañías y Yo soy pequeño.

Lo que tenemos que pensar es que todo empieza por el primer paso. Para construir una catedral, alguien debió de haber puesto el primer ladrillo y de ahí construir la primera pared y así sucesivamente, hasta construir ese gran edificio que es una catedral. Igual nosotros tenemos que revisar, volver a ver nuestro negocio, desde una perspectiva de renovar, de reingenieria, y ver cómo puedo ir poco a poco haciéndome más digital. Tenemos que llegar a la conversión digital porque como empresa de productos y servicios nuestra finalidad es ofrecer calidad, eficiencia, honestidad, honradez, confianza, en cada una de nuestras transacciones. La percepción de eficiencia y calidad la estamos midiendo por la rapidez de nuestras acciones: un producto entregado rápido: Amazon, un alimento entregado en menos de 5 minutos: McDonalds. Son ejemplos claros de como agradecemos la velocidad. Es ahí donde entra la digitalización. Una posible respuesta puede ser las tiendas en línea. Si es una ventana de nuestra empresa, expuesta al espacio del internet. Es una sucursal más. Y si lo vemos así, como así es, una sucursal más, tiene una infraestructura que tener: quien va a proveer la plataforma (proveedor de la tienda virtual, digitalización), donde van a estar mis productos (control de mis inventarios, órdenes de compra, cadena de suministros, ERP) , quien los va a subir al camión de transporte (consumo de combustible, seguimiento de la ruta: chips para medir el gasto de combustible, gps para seguir la ruta), quien los va a producir (recursos humanos, asistencia, pagos por medio de tarjetas: nómina, dispersión, banca en linea), donde van a estar los equipos de producción (maquinaria, lugar de producción: control automático del encendido y apagado de las luces, accesos controlados por medio de videocámaras, monitoreo, alarmas) todo esto es parte de la conversión digital.

Debemos revisar donde tenemos costos altos, para buscar como la conversión digital nos va ayudar a disminuir costos. Hay acciones sencillas que a veces producen grandes cambios.

Debemos ver como nuestras herramientas digitales se unen a otras herramientas digitales para ser más eficiente. Se me ocurre implementar un portal de autofacturación para los clientes; con eso puedo darles más tiempo a mis vendedores de mostrador para que atiendan a más cliente. Eso es conversión digital.  Implementar un control de asistencia digital ligado a su sistema de nómina para medir al personal eficiencia, productividad y que se verá reflejado en calidad, mejor atención a los clientes. Que a la vez se verá reflejado en utilidades y dinero en el banco.

Las empresas en Latinoamérica tenemos un nivel muy bajo de digitalización de nuestros procesos. Y aun así somos eficiente. Tenemos que alcanzar nuevos niveles de eficiencia y calidad y así como fue la máquina de vapor, los transistores, los chips que revolucionaron nuestra vida ahora es todo junto: chips, energía, software, comunicación, y lo que se imaginen.

Y tenemos que empezar con la primera piedra. No podemos empezar por ser Amazon o Liverpool. Tenemos que ser el mejor abarrote (tienda de suministro) de la esquina, que cobre en efectivo, en tarjetas de crédito, transferencia, que tenga servicio a domicilio, que tenga sus redes sociales, que su mercado se pueda comunicar, que tenga otras sucursales. ¡No puedo solo! Busca financiamiento, ¡no lo puedo obtener!, buscas socios, ¡tampoco! Entonces reduce tus costos, ahorra e invierte. De que salimos adelante Salimos.

 

Hay mucho que hacer, hay que asesorarse bien. Busquen la experiencia en cada uno de los segmentos de su empresa que quieran digitalizar. Porque si no es así, pueden tener una tienda en línea mañana y en tres días cerrarlas, porque lo que el mercado demandaba no lo tenia en almacén y la producción es muy lenta para dar respuesta. Y así como rápido se apertura una tienda en línea, un cierre con malas referencias puede acabar con tu empresa.

Esta es la segunda entrega de tres, que se realizarán. Si ven algo interesante en este artículo, platíquenlo con sus amigos, colaboradores en la empresa, hay un mundo de ideas geniales.

Espero sus comentarios a mi correo osuarez@gsiempre.com y en Twitter @suqo